Transparente yprofundo…

La iniciativa y convocatoria de cruzar a nado la bahía de Matanzas, cada 13 de agosto en homenaje a un hombre que promovió en su prolífera vida el deporte, cumplió 30 años, y las aguas tranquilas de la rada, fueron testigos de la voluntad de una docena de jóvenes que partieron poco después de las ocho de la mañana desde el muelle de la conocida playa de Dubroq.

Los casi mil 800 metros recorridos hasta llegar a la céntrica playa El Tenis, y la travesía en más de 14 metros de profundidad, en el centro de  la ensenada, pusieron a prueba el deseo de vencer desafíos personales en estos muchachos amantes del mar y de las aventuras.

Pavel Fernández Núñez, de 18 años de edad fue el primero en superar la milla en 40 minutos, su sueño es convertirse e salvavidas luego de concluir el servicio militar, es su primera vez en este evento y considera un regalo para el Comandante.

La única mujer involucrada en la travesía fue Lisandra Sotomayor Cabrera, quien venció el miedo a la profundidad del mar y demostró energías, mientras que Rey Navarro Rodríguez, camarógrafo de profesión y aficionado al mar exhortaba a los jóvenes a practicar deportes como una manera de elevar la calidad de vida.

Para muchos de los presentes, en las tibias arenas de El Tenis en la mañana histórica del 13 de agosto, ver salir de las aguas transparentes a Roberto Durán fue verdadero asombro. Este trabajador del INDER, superó su discapacidad con férrea voluntad y superó el trecho feliz de vencer por segunda ocasión su propio reto.

También el momento fue propicio para rendir homenaje a Gilberto Tallet Rodríguez, quien fuera práctico mayor del puerto de Matanzas y durante años incansable promotor del cruce a nado de la bahía. Sus familiares recibieron el reconocimiento.

Autoridades del INDER y de los prácticos del Puerto de Cuba, coincidieron en que la actividad constituye homenaje a Fidel, ser humano transparente  y profundo tanto o más que las propias aguas de la legendaria bahía de Guanima

Jornada de Solidaridad con Los Cinco en Seminario Evangélico de Teología de Matanzas

La plataforma ecuménica cubana levantó voces en la tarde de este martes, en jornada de solidaridad con la causa de los Cinco Antiterroristas Cubanos, en el Seminario Evangélico de Teología (SET) de la ciudad de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de la capital de Cuba.

Reinerio Arce, rector de la institución académica expresó que una vez más las diferentes denominaciones religiosas establecidas en la Isla se unen para reclamar la reunificación familiar de Los Cinco.

Tenemos recocijo por el retorno de René; pero no descansaremos y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que regresen a la Patria sus hermanos y confiamos en que impondrá la verdad, añadió el teólogo.

El Reverendo Pablo Odén Marichal, reconocida personalidad ecuménica y a nombre de la Plataforma Pastoral Cubana agradeció al SET contribuir al combate universal antiterroristaa por la reunificación familiar y añadió que la Plataforma que coordina está inspirada en el ejemplo de Gerardo, Antonio, Fernando, Ramón y René.

Cuba tiene el derecho de deber de defender la vida y el derecho al bienestar de su pueblo, expresa una Proclama emitida por los religiosos cubanos en aras de que se abra paso la verdad de la causa de los luchadores antiterroristas cubanos.

http://barbarisimacuba.blogspot.com/2013/05/palabras-del-reverendo-oden-marichal-de.html

http://barbarisimacuba.blogspot.com/2013/05/proclama-de-la-jornada-necesidad-de-la.html

Patria en la prensa…

Innumerables motivos nos asisten para sentir orgullo en el ejercicio de esta profesión, a quienes muchos también denominan sacerdocio,  y para celebrar juntos el aniversario 121 de la fundación del periódico Patria.
“Reunidos en un mismo espíritu los batalladores de siempre, los de la guerra y los de la emigración, los recién llegados y los infatigables, los de una y otra comarca, los de una y otra edad, los de una ocupación y otra, buscamos alma para este periódico de todos –y le llamamos Patria”.
Escribió el delegado del Partido Revolucionario Cubano en el primer número, el 14 de marzo de 1892 y agregó: “Eso es Patria en la prensa. Es un soldado”.
En el camino hasta hoy, desde El Habanero de Félix Varela, o El Cubano Libre, nacido en la manigua redentora de manos de Carlos Manuel de Céspedes, hasta la Radio Rebelde del Che Guevara, en plena Sierra Maestra, nuestro periodismo responde a la justicia y a la verdad.
Emblemáticas figuras de esta nación y de Latinoamérica llevaron sus ideas de libertad e independencia a diarios o revistas que circulaban, en muchas ocasiones, hasta clandestinas, devenidas denuncias contra gobiernos títeres u oligarcas.
Nuestro periodismo de hoy, el que necesita salir del inmovilismo y la retórica, para estar a tono con los cambios generados por el nuevo modelo económico y las transformaciones que vive el país, no está ajeno al panorama mediático del entorno, y se le hace urgente ofrecer argumentos sólidos en defensa de la realidad, con la creatividad que imponen los tiempos y la suficiente inteligencia para no pecar de ingenuos.
En el mundo de la telaraña digital, con  las redes sociales y los ciudadanos gestores de información desde cualquier sitio de este planeta, nos corresponde a los periodistas de hoy, aferrarnos a la verdad sin paternalismos, si queremos defender las causas justas de los pueblos.
Por estos días cuando somos testigos de la manipulación y tergiversación de cuánto ocurre en la nación de Bolívar protagonizada por los monopolios de medios de Europa y Estados Unidos, nos damos cuenta de la previsión de Hugo Chávez al fundar la Radio y Televisora del Sur, ejemplos del periodismo en el siglo XXI.
El tres de febrero último, cuando ejerció su derecho al voto, Fidel Castro, corroboró el papel de los periodistas cubanos de hoy y la confianza que deposita la Revolución en nosotros.
Con orgullo también recibimos sus palabras, las que siempre nos indican el camino…
José Martí, en el primer número de Patria, señaló que la publicación nacía para unir a los cubanos en la lucha.
Hoy nos empeñamos en hacer realidad sus sueños:
“…Cuba quiere ser libre para que el hombre realice en ella su ser pleno; para que trabaje en ella el mundo…Nada piden los cubanos al mundo sino el conocimiento y respeto de sus sacrificios, y dan al universo su sangre”.

Susurro de esperanza…

Me la encontré en plena calle, con pelo largo y enmarañado, ojos expresivos y demasiada delgadez para sus casi quince años…me miró de frente, sonrió, levantó, a medias, uno de sus brazos y siguió su camino desandando una de las empinadas calles de mi ciudad.
Al verla avanzar con paso resuelto, la recordé hace más de una década cuando llegué hasta la sala de cuidados intensivos del hospital infantil de Matanzas, para conocer de su rara patología y porque, entonces, fue noticia por constituir la paciente que más tiempo permanecía en aquella sala de terapia especial.
Leyttis Fiallo Alemán, no es una quinceañera común, si alguien le cruza cerca y observa debajo de su vestido, notará que a su garganta la envuelve siempre una tela suave, que de manera sutil esconde una traqueotomía.

Niurys Alemán, su madre, bien conoce el sufrimiento y la desesperación cuando allá en el lejano y pequeño poblado de Güira de Macurijes, donde vivía feliz, su niña de apenas dos años y medio tuvo raros síntomas que le hicieron trasladarla de inmediato hacia el hospital de la cabecera de la provincia.
El equipo de especialistas que encabeza el doctor Orlando, diagnosticó el Síndrome de Guillain Barre en su forma atípica, entiéndase un proceso viral que toma el sistema periférico y menoscaba los músculos respiratorios.
En su caso provocó una lesión medular con parálisis braquial, debilidad muscular y una paresia diafragmática bilateral (los músculos del diafragma están altos y no se expanden) por lo que requiere ventilación mecánica asistida.
La solución para Leyttis sería una intervención quirúrgica y la colocación de un marcapasos diafragmático que contribuirían a mejorar su estado; pero es tecnología altamente sofisticada y Cuba no tiene acceso a ella porque se genera en Estados Unidos…
Desde hace mucho tiempo Leyttis reside a pocas cuadras del hospital y cuenta en su hogar permanentemente con oxígeno, pues para dormir requiere irremediablemente de ventilación asistida.
Creció sin acudir a la escuela. Una maestra todavía llega hasta su casa para enseñarle a descubrir números, gramática, ciencias, geografía e historia, entre otras temáticas necesarias para desarrollarse en la vida.
Leyttis no puede permanecer mucho tiempo en habitaciones sin ventilación ni acudir a donde se reúne mucha gente. Su traqueotomía es conducto para la entrada de gérmenes oportunistas que complicarían de inmediato su salud.
Siempre que converso con Niurys y conversamos del tema, me expresa categórica:
“menos mal que vivimos aquí…”
Mientras la jovencita se alejaba, la recordé en aquella sala del hospital, con cuatro añitos, haciéndome señas para que me acercara y jugara a las muñecas.
Cuando nos cruzamos en plena calle de mi ciudad, me pareció escuchar un susurro. No me detuve a preguntar, quiero creer que es de esperanza…

“Personajillos” de mi tierra

En estos días de octubre, entre las modificaciones de la Ley Migratoria Cubana, el proceso electoral y luego la llegada del huracán Sandy, apenas si tenía tiempo de revisar ciertos buzones de correo.

De pronto me encuentro con un mensaje en mi bandeja de entrada que desde el asunto y por su título ostentoso me pareció irracional. Se trata del documento “Demanda ciudadana por una nueva Cuba” que circula por la red.
Me interesé, por ese “olfato” inherente, y averigüé de dónde proviene tan “genial” idea, vaga por demás, que desconoce cómo se mueve el mundo de hoy, tan convulso, envuelto en una crisis global, al cual nuestra pequeña Isla preciosa en el mar Caribe y bloqueada, no está ajena.
Resulta que un tal ciudadano llamado Félix Navarro Rodríguez, es precursor o impulsor de dicha “demanda”.

 

El susodicho vive muy cerca de mi tierra, a la salida de la localidad de Perico, un municipio matancero ubicado a unos 180 kilómetros al este de La Habana.  Pues este ciudadano se autoproclama directivo de un “partido de oposición” (seguramente son él y dos o tres más) que vive la dulce vida, gracias a sus geniales ideas en contra del gobierno cubano, por las cuales “cobra” un jugoso salario de quienes intentan subvertir a Cuba.
Félix fue profesor nada más y nada menos que de Marxismo, ocupó cargos en el sistema de educación y obtuvo buenos resultados en su labor, pero desvió el camino de educar por el de “vivir del cuento”, decir mentiras y cobrar dólares que le permiten vivir por encima de los demás.
A tal punto que lleva una vida suntuosa que le permite saciar gustos e ir más allá de sus semejantes que trabajan y aportan a la sociedad.
Me enteré, porque no es secreto en Perico, que de las grandes tajadas de dinero que recibe por sus “servicios” e ideas “geniales” reparte migajas a las otras personas que “integran su partido”, los que no son bobos y se quejan…
De los puntos que expone la Demanda hay cuestiones que resultan tentadoras, interesantes, inclusive, pero mucho más lejanas de la realidad, si las formas que esperamos para acceder a ella, sean a través de las propuestas de este avaricioso “personajillo” de mi tierra, con claras intenciones anexionistas.
Recuerdo ahora a un amigo cuando conversábamos del tema,  me dijo: Este Félix es como otros, pocos por suerte, que nacen en nuestra Patria, y actúan sin ser hijos de ella, y tienen unos pensamientos baldíos…

Se presentará Silvio en Uruguay, Chile y Argentina

Por que es Silvio y porque es noticia, aquí reproduzco tal y como se publicó en http://zurrondelaprendiz.com/noticias/se-presentara-silvio-en-uruguay-chile-y-argentina

Fuente: Estudios Ojalá

Conciertos de Silvio en Argentina, Uruguay y Chile

En noviembre venidero

Foto: Jill Furmanovsky

Además de los conciertos en Chile y Argentina anunciados el pasado mes, Silvio se presentará el 29 de noviembre en el Estadio Centenario de Montevideo, Uruguay.

Conciertos:
23 y 24 de noviembre en el Luna Park de Buenos Aires, Argentina.
26 de noviembre en el Estadio Unión de la ciudad de Santa Fe, Argentina.
29 de noviembre en el Estadio Centenario de Montevideo, Uruguay.
2 de diciembre en el Estadio Monumental, Chile.

También cantará el 8 de diciembre en el Estadio Nacional de Chile, en el concierto colectivo que celebrará el centenario del Partido Comunista Chileno.

 

Ileana Ros-Lehtinen contra Vicente Feliú

En una peña Guevariana

Comparto este artículo publicado por Edmundo García

-Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad.- Hoy quería comentarles sobre algo que tengo guardado desde hace unos días a la espera de alguna repercusión. Se trata de una tremebunda declaración de la congresista Ileana Ros-Lehtinen condenando la presencia en Estados Unidos del cantautor cubano Vicente Feliú porque la cree parte de un proyecto peligroso para la seguridad nacional. No es un chiste ni un comentario en una cafetería de Miami, es una alerta que hace la congresista cubanoamericana Ros-Lehtinen a la Secretaria de Estado Hillary Clinton en carta fechada el pasado 14 de septiembre. (http://foreignaffairs.house.gov/resources/library/documents/statecubaletter.pdf)

Vicente Feliú compareció en nuestro programa “La tarde se mueve” el miércoles 12 de septiembre. Habló telefónicamente desde Washington un día después de su llegada a los Estados Unidos invitado por el Comité Internacional por la Libertad de los Cinco. La capital era la primera ciudad en una gira artística que incluía también las ciudades de Nueva York y San Francisco. El trovador participó en el programa especial que “La tarde se mueve” dedicó a Los Cinco con motivo de cumplirse los 14 años de su injusto castigo en prisión.

Junto a Alicia Jrapko, Andrés Gómez y Saul Landau, Vicente Feliú dio su opinión libremente como la ha dado en todas partes, con la sinceridad que le caracteriza, con un compromiso asumido y demostrado con la libertad de Los Cinco que le honra. Los artistas grandes siempre han tenido compromisos con su época. No es desconocido cómo él piensa; en la oficina de intereses de Estados Unidos en La Habana, donde le dieron la visa esta vez como se la han dado otras, saben cómo piensa Vicente Feliú. Lo han escuchado pedir la libertad para Los Cinco en la radio, en la televisión y en la tribuna antiimperialista, que está frente al edificio que los diplomáticos norteamericanos ocupan en el malecón habanero. Ningún secreto o misterio hay sobre sus proyecciones políticas y sociales, que reafirman también sus canciones.

Es en medio de esa claridad y sin explicación aparente que cae la declaración de la congresista Ileana Ros-Lehtinen condenando la presencia de Vicente Feliú en Estados Unidos e incitando al Departamento de Estado a que suspenda el intercambio educacional y cultural con Cuba. Hay además un momento al final de la declaración que es bastante preocupante y hasta discriminatorio, cuando la congresista considera “ingenuo y deplorable” otorgar visas “a personas como Vicente Feliú”. Ileana Ros-Lehtinen, que no ha entendido bien que ella no es la Secretaria de Estado, parece que tampoco entiende que no es cónsul, ni fiscal, ni policía, y tiene a los seres humanos clasificados por “tipos de persona”.

Ileana Ros-Lehtinen habla de Vicente Feliú y de la Nueva Trova de Cuba con un conocimiento sospechoso; porque de música cubana ella ni siquiera conoce a Benny Moré. Si acaso a Celia Cruz, de la cual sus mayores debieron decirle (en inglés, porque su español todavía es infantil) que era alguien que cantaba en la sagüesera de Miami. Estoy casi seguro que Ileana Ros-Lehtinen no sabe ni bailar danzón; a lo mejor algunos de sus ayudantes o internos tira su pasillo, Aidita Santiesteban o Chris Ferrer quizás, pero ella no. Es por esto que tengo el presentimiento, que la lógica confirma, que su crítica a Vicente Feliú se debió a un crancazo que le dieron. ¿Quién pudo haber sido? Ahora les digo.

La visita de Vicente Feliú no tuvo un alto perfil. Que yo sepa, el único programa donde hizo declaraciones fue ese en “La tarde se mueve” del que les hablé anteriormente. Tampoco la declaración de la congresista Ros-Lehtinen conquistó de momento internet y la misma prensa de derecha de Miami ni siquiera la comentó. No se le dio bombo en El Nuevo Herald ni en The Miami Herald, ni en los canales Telemundo o Univisión, ni siquiera en la radio miamense. Pero sí hubo un lugar donde saltó con el amarillista título de “Congresista critica presencia en EEUU de trovador cubano defensor d…”. (http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/politica/2182-congresista-critica-presencia-en-eeuu-de-trovador-cubano-defensor-de-eta)

Ese lugar es el blog Café Fuerte del bloguero y activista anticastrista Wilfredo Cancio Isla. También hubo un espacio de televisión que presionó contra Vicente Feliú y fue el programa de Pedro Sevcec en el canal 41 de Miami. Programa que casualmente produce el mismo activista anticastrista Cancio Isla. Estas pistas y “coincidencias” me llevan a creer que fue este bloguero quien le dio manigueta a la congresista o quizás a miembros de su staff  para ponerle mala la visita al trovador cubano; porque el activista anticastrista Wilfredo Cancio Isla sí conoce a la Nueva Trova, sí ha saltado alto con el grupo Moncada y coreado las canciones de Vicente Feliú en la Casa de las Américas cuando era un estudiante políticamente confiable de la carrera de periodismo. Si alguien no le hubiera trompeteado a Ileana Ros-Lehtinen de lo “peligrosa” que era la presencia de Vicente Feliú para “la seguridad nacional” de Estados Unidos, seguramente ella lo hubiera pasado por alto.

Hay también un precedente. En un artículo publicado en el mismo Café Fuerte el 15 de septiembre del 2011 por el blogoteniente Wilfredo Cancio Isla (http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/sociedad/1205-trovador-oficialista-acusa-a-pablo-milanes-de-hablar-para-los-batistianos-de-miami), ya este se había ensañado con Vicente Feliú (y de paso con Silvio Rodríguez) llamándolo “trovador oficialista” de “fiel militancia progubernamental”, y  contraponiendo a ambos a Pablo Milanés para dividir y encender la candela y manipularlo durante su visita a Miami. En esa oportunidad Wilfredo Cancio Isla no esperó un segundo, como hicieron otros medios, para publicar en Café Fuerte aquella carta de Pablo Milanés en polémica conmigo; carta que algún día seguro se podrá aclarar que también obedeció a otro crancazo.

Finalmente hay otra razón más general vinculada a la ética, a un patrón de comportamiento. No se trata solo de su enfermizo odio contra Vicente Feliú, o contra la Colmenita, o contra Gerardo Hernández o contra todo aquel que se le atraviese en sus famosos ataques de celo profesional, hay algo más serio y es que el bloguero y activista anticastrista Wilfredo Cancio Isla es uno de los periodistas que con más tendenciosidad cubrió el injusto proceso contra los cinco luchadores antiterroristas cubanos en Miami. Trabajando para El Nuevo Herald, recibió dinero del gobierno de Estados Unidos por intervenir en otros medios y fue el autor de un artículo donde se afirma que Los Cinco estaban dirigidos telepáticamente desde La Habana, y que era porque consumían ciertos alucinógenos que no se doblegaban. De una persona así es lógico suponer ciertas cosas. Por ejemplo, que contra todas las normas del periodismo tratara de influir en un oficial electo y cranquearle una declaración contra un artista como Vicente Feliú, que es un cubano libre y digno.

*Edmundo García periodista cubano residente en EE.UU., conductor del programa ”La Noche se Mueve“.

 

 

Antonio Conte: la poesía, la hermandad, las dedicatorias, la vida

Atención a los lectores que se asoman por aquí. Comparto y multiplico esta bella crónica de Víctor Casaus, director del Centro Pablo de la Torriente Brau y destacado periodista e intelectual cubano, publicada en el blog Segunda Cita, del trovador Silvio Rodríguez.

Fue a través del Villa, del Chino Héctor Villaverde, amigo común y casi ancestral, que llegó hace unos días la noticia de que Conte, el hermano Antonio Conte, había fallecido de un ataque cardíaco en Miami.

Quiero reunir en esta nota algunas referencias de su poesía, recuerdos comunes, homenajes a la amistad persistente y compartir esta noticia que todavía no ha tenido espacio en ningún medio de comunicación de la Isla, hasta donde sé. En algunos medios –sobre todo digitales– de otros lugares ha aparecido la noticia, muchas veces manipulada a favor de los desencuentros y las obsesiones a veces patológicas que viven algunos sectores en relación con la Isla.
Por eso me pongo a hilvanar estas líneas, tomando, montando textos que reuní rápidamente en estos días, entre la nostalgia y la tristeza, para recordar a alguien que fue un hermano –por las coincidencias de origen de clase, por la obra que escribimos desde la misma poética, por las ideas que compartimos sobre la vida, la historia, la revolución– aunque viviéramos los últimos 20 años en lugares distintos y las coincidencias se redujeran.
Quiero hacerlo para que no sólo se encuentren ahora en internet –y después en la memoria– las notas que he estado viendo, y para que se conozcan, también y sobre todo aquí, estas palabras de recordación y de homenaje para un poeta cuya obra pertenece a la cultura cubana –haya muerto donde haya muerto. Y para que se hable algo de su vida –con sus contradicciones, fulgores, tristezas y alegrías: como toda vida. Para que comiencen a aparecer con esta nota urgente, entre la manipulación y el silencio, otras aproximaciones que le hagan justicia –compleja: como toda justicia– a su obra y a su vida.
No quería ni quiero hacer una de esas notas necrológicas al uso, que casi siempre detesto por las concesiones que a veces hacen al formalismo y a las coyunturas y porque generalmente son textos en los que no caben el afecto o la pasión, ni los matices. Por eso quiero, en todo caso, ofrecer aquí las informaciones imprescindibles, pero desde el ángulo de este montaje de referencias, recuerdos e imágenes.
Conte es uno de los poetas de la llamada generación del Caimán porque allí publicamos nuestra presentación de credenciales, en el primer número, en el Opus 1, de 1966. En aquel temprano y apasionado manifiesto titulado “Nos pronunciamos” confesábamos que “no renunciamos a los llamados temas no sociales porque no creemos en temas no sociales. El amor, el conflicto del hombre con la muerte, son circunstancias que afectan a todos, como es íntimo, personal, el auténtico fervor revolucionario” y “consideramos que toda palabra cabe en la poesía, ya sea carajo o corazón”.
Tres años después, en 1969, apareció el primer libro de Conte, Afiche rojo, en la Colección David de la UNEAC, que se había iniciado en 1967 con un texto ganador en la primera edición del concurso homónimo, Cabeza de zanahoria, también el libro iniciático de otro poeta del Caimán, Luis Rogelio Nogueras, Wichy. Entre los años 67 y 68 aparecerían en esa misma colección las primeras obras de otros poetas de aquella generación: Félix Contreras, Sigifredo Alvarez Conesa y José Yanes, este último recientemente fallecido fuera de la Isla.
Reuniendo y releyendo al paso los textos para compartir en esta nota encontré el ejemplar de aquel Afiche rojo, con esta dedicatoria: “Antonio Conte cuelga de los cuernos de “diablito” de Victorino (la hermanada) este afichazo con la esperanza en que después del cielo Víctor me quiera un poco más, un cosmos de amor. Octubre. Año lunar”. En aquel Afiche estaba su poesía vallejiana e inquietante, amorosa y aguda. Ahí nos traía los poemas que había escrito para las diversas mujeres que había amado o amaba, junto a declaraciones de principio que la época convulsa y transformadora  nos solicitaba todos los días:
REVOLUCION
disparato inclusive las trastiendas.
el amor es un tango, me dijeron dos vírgenes
creadas por la imaginación.
que nadie crea que mañana estaremos complacidos
de tener lo que sea.
cuando se piensa en ti, suave es el sueño, y el pensar
ambiciona la ternura más honda; pero escucha:
nunca te vayas a creer que el mundo
se puede componer sembrando panes.
La amistad que la dedicatoria anterior delata había comenzado a nacer un poco antes, en la redacción de la revista Mella, junto a Villaverde, Silvio Rodriguez, Virgilio Martínez, Guillermo Rosales y otros periodistas jóvenes de entonces. Además de la poesía, el periodismo y después el cine serían terrenos de la creación en que coincidiríamos de una manera u otra en los años siguientes cuando Conte fue sucesivamente reportero de la revista Cuba, guionista de documentales en la Sección Fílmica del MINFAR y jefe de redacción de la revista Cine Cubano, en el ICAIC: cargo que había ejercido hasta 1985 Wichy Nogueras.
En esos años Conte fue combatiente internacionalista en Angola. De allá trajo, sobre todo, la experiencia cruda de la guerra y un libro de poemas con el que ganaría primera mención en el concurso de la UNEAC en 1979: Con la prisa del fuego, que sería publicado dos años más tarde por la Editorial Letras Cubanas. La dedicatoria del ejemplar que tengo aquí ahora está fechada en 1983 y dice: “Antonio Conte dona estos versos de amor y combate a Víctor y su familia de ternura, y los ama hoy, mañana y siempre”.
Los poemas de ese libro son sobre todo documentos de aquella experiencia vivida por el poeta en tierras africanas: de las gentes y los contextos y los paisajes que conoció, vivió y sufrió. Son por lo
general textos sin métricas ni rimas evidentes, dentro de esa línea de tono conversacional que
define su poesía escrita en esos años. Pero también hay ejemplos de poemas medidos con destreza y sabiduría, como el soneto que dedica a Nicolás Guillén y este otro, “para Eliseo Diego, innumerable”:
HACE CALOR AQUÍ
Vivo callando en juego con las balas,
cañones de dos filos, aguaceros;
y tantos, tantos besos prisioneros
como versos habitan en sus salas.
Vivo al sol, al insomnio, a las galas
de ser sin ser yo mismo, franco y fiero,
empuñando la noche en el acero
de un fusil y un recuerdo con dos alas
para volar a donde usted responde
por las cosas ocultas y habituales;
para hablar con usted, que se me esconde

en tiernos laberintos tan amables,
que estamos, usted y yo, quién sabe dónde,
peleando con mis armas y sus sables.
Conte distribuyó amistad y amor en las dedicatorias de sus libros y de sus poemas y en la cotidianidad inaplazable de la vida. Por eso seguramente encontré hace muy pocos días este comentario escrito por Silvio en su blog en evolución Segunda cita (www.segundacita.blogspot.com):
Ayer se nos fue Antonio Conte, uno de los poetas que menciono en la notita que dejé en la tumba de Vallejo, la segunda vez que estuve en París. Conte fue mi amigo y quiero creer que lo fue hasta el día de ayer, porque desde hace años vivía fuera de Cuba y hacía mucho que no nos comunicábamos. Yo nunca he dejado de sentirme su amigo y así continuaré. Antonio era una persona maravillosa, un gran admirador de Vallejo, por quien le puso César a su hijo. Siempre lo recuerdo cuando vivía con Macucha y su hijito, en el apartamento de 84, a una cuadra de 5ta Avenida. Verde amor expansivo a la eternidad de Antonio Conte.
1 de agosto de 2012 08:32


En el momento en que leía ese comentario de Silvio probablemente comenzó a escribirse esta crónica de la amistad para Conte. Allí escribí: “Conte fue un hermanito querido entre los poetas de nuestra generación, la del Caimán Barbudo, vallejiano de raíz, ingenuo, sonriente y sufridor. (…) Ahora, buscando rápidamente cosas de Conte aquí en la compu para compartirlas con ustedes, encontré la lista de canciones y poemas del concierto Sivio y nosotros, con el que recordamos en el patio del Centro Pablo el primer concierto público de Silvio, Teresita y nosotros, organizado por los poetas del Caimán en Bellas Artes, en julio del 67”. En Silvio y nosotros, el actor Jorge Perugorría leyó textos de los poetas de nuestra generación, en un montaje que alternaba la poesía escrita con la poesía cantada de las obras de Silvio. Allí se escuchó este poema vallejiano de Conte:
INFANCIA

los niños, allá afuera
gritan, despedazan el césped,
ambicionan la esfera musculosa para patearla;
se escurren entre cercas, se golpean,
se abrazan fuera del tiempo
como si con eso entrelazaran los continentes.

los niños, allá afuera
les van creciendo el corazón a travesuras,
a rasguños, a reírse de los mayores,
y se sienten felices de tirotear los pájaros.

El poema recordaba una de las temáticas presentes en la obra poética de Conte y de sus compañeros de generación, la visión cercana y crítica de la infancia, y a mí me recordó ahora la mención que hace Silvio de la familia de Conte, de Macuchita, y los hijos de ambos, con nombres-homenajes a Vallejo: César Abraham y Trilce.
Trilce Editores se llama precisamente la casa que publicó el otro libro de Conte que tengo aquí ahora. Se titula Ausencias y peldaños y su publicación está fechada en Santa Fe de Bogotá en el mes de junio de 1996. Se trata de un inusual volumen dúplex, que incluye en realidad dos libros inversamente yustapuestos: el de Conte y el de Luz Helena Cordero, su compañera de entonces, titulado Óyeme con los ojos. Conte dedicó así el volumen que tengo aquí el 17 de octubre del 96: “Hermano Víctor, hermana María: siempre, siempre con Ausencias y peldaños los llevo lejos de los ojos, muy cerca del corazón”.
En esa contradictoria mezcla de lejanías y cercanías estuvimos todos los años restantes, hasta ahora. Sólo nos vimos en una ocasión, pocos años después, en Miami, después que Conte se moviera hacia aquella ciudad desde Bogotá, donde se le uniría su compañera colombiana. Ese pasó no se concretó, al menos de manera estable, y Conte quedó viviendo allí hasta el 31 de julio pasado. En aquel momento no hubo nuevos libros dedicados, pero sí la alegría de un reencuentro cercano en una tercera fase diferente, mutuamente respetada, en la que la amistad sobrevivía –vive– entre las lejanías y las cercanías.
Nunca hablamos de su decisión de quedar viviendo en Bogotá en los 90 (¡ah, esos 90!) y tampoco de su decisión posterior de trasladar su lugar de residencia a Miami. Siempre pensé que aquel movimiento tuvo que ver con necesidades de estabilidad económica, porque tenía familiares viviendo allí desde muchos años atrás. Lo vi entonces en un momento difícil, porque acababa de llegar y vivía todavía en la casa de un familiar. La continuidad de la relación amorosa no se produciría, según supe. Probablemente el aspecto económico se resolvió poco después. No sé cómo le fue posteriormente en el importante terreno de los amores y los afectos, que fue una necesidad y una práctica constante en la vida de Conte. Triste y vallejiano, amante mundial (para robar un verso de un hermano común, Juan Gelman) y practicante y creyente de la amistad, sobre todo la que se afinca en las coincidencias (aunque éstas se reduzcan, a veces dramáticamente) y entre las lejanías y las cercanías: las memorables y las jodidas.
No sé si en los años posteriores, en esta década pasada de los 2000, publicó algún libro de poemas. Ahora, en las noticias breves de estos días, he visto un título que no conozco. Busqué en los magníficos archivos oceánicos, inabarcables –a veces confusos– de internet, pero no encontré mucho, después de navegar espesamente en la avalancha de información sobre una persona con el mismo nombre y apellido que tiene al parecer notoriedad en aspectos del deporte y de los negocios no transparentes. Recordé el título del primer libro de Conte, Grises, inédito en aquellos años, y que no sé si incluiría en alguna recopilación posterior.
Profesionalmente Conte se dedicó durante estos años al periodismo, hasta su jubilación hace poco tiempo. Trabajó como redactor y corrector, según leí en estos días, en una agencia de noticias radicada en Miami. Conozco las características de la  producción periodística de esa entidad porque he recibido, durante años, sus boletines enviados a través del correo electrónico. Nunca vi trabajos de Conte incluidos en ellos, al menos hasta que comencé a borrarlos sin leerlos para no ocupar el tiempo en mensajes que no rebasaban la chismografía política de tercer orden y la persistencia de noticias risibles sobre la realidad de la Isla en la que yo vivía.
Ahora una amiga ha enviado al blog Segunda Cita una crónica de Conte del año 2009 que ella encontró en estos días en internet. No sé dónde se publicaría inicialmente. Quisiera encontrar otros textos como ese, homenaje a la memoria personal y a la memoria cultural de aquellos años que he estado recordando en esta crónica. En la suya, titulada “De donde son los poetas”, Conte recuerda el día en que se preparó, en el patio de la casa de Guillermo Rodríguez Rivera, una foto en la que aparecerían, sentados junto a César Vallejo algunos de los poetas de la generación del Caimán: el propio Guillermo, Wichy, Silvio, Raúl Rivero, Conte y el que ahora teclea.
Voy a publicar en estos días esa crónica, con una pequeña introducción sobre la foto generacional-vallejiana que después ha tenido momentos importantes de difusión, como su inclusión en el disco Érase que se era, de Silvio.

Y voy a enviar ahora, para publicarla en los lugares publicables, esta crónica que aquí termina dedicada a Conte y, con él, a la poesía, la hermandad, las dedicatorias y la vida.

Desde el arte, especial homenaje al Che Guevara

En el mes de febrero último, durante una de las Peñas Guevarianas, que en la Casa del ALBA Cultural, en La Habana, organiza Santiago Ronaldo Feliú (Rony), Roberto Chile, ese reconocido realizador audiovisual de Cuba, homenajeado ese día por Guevariano que es, accedió a conversar con una estudiante que me acompañaba y con esta periodista.
Recuerdo su emoción al hablar del guerrillero universal, su experiencia preciosa cuando organizó la exposición en el Memorial José Martí, de la capital cubana, sobre la legendaria fotografía que Alberto Díaz Korda, hizo del Che aquel 5 de marzo de 1960, cuando se enterraban las víctimas del horrendo sabotaje al barco francés La Coubre, en los muelles de La Habana.
Con su hablar pausado y un extraño brillo en sus ojos, en ese instante se le ocurrió la idea de convocar, en esta oportunidad, a los artistas de la plástica de la Isla para que pintaran al Che y lo mostraran tal y como lo ven, ya sea como símbolo o como hombre, porque el Che Guevara es hombre que nos acompaña aún…
Aquella noticia circuló como pólvora por los medios de comunicación del país y numerosos sitios digitales, Chile es reconocida personalidad, Ernesto Che Guevara inspira, y la convocatoria ofrecía la posibilidad de homenajear al Guerrillero en el aniversario 45 de su entrada a la eternidad, como expresa el propio realizador.
A los pocos días me llegó un mensaje de Roberto Chile, ya tenía el nombre de la exposición!!! Y miren, todavía no había ningún cuadro, pero él ya tenía el nombre de la muestra, se llamaría “Crear dos, tres, muchos Che…” parafraseando al Comandante Guevara en su histórica frase de “crear dos, tres, muchos Viet Nam…”
Hace unos días, bien temprano cuando revisaba los buzones, me encuentro un mensaje de Chile. Con la modestia que le caracteriza me contaba que unos 40 artistas de la plástica respondieron a la convocatoria de febrero, me enviaba una relación de ellos… Cuando leí supe que solamente por los nombres, la muestra estaba garantizada.
Qué lindo!!! Pensé, disímiles estilos, técnicas y hasta generaciones de creadores se unen para rendir tributo al Che.
La noticia volvió a volar esta vez. El despacho cablegráfico dio la vuelta al mundo, no me interesa que muchos medios no respeten el crédito, interesa que cada vez que se comparte la noticia, más personas se enteran que Roberto Fabelo, Alicia Leal, Nelson Domínguez, Ernesto García Peña, y muchos otros hasta llegar a 40 pintaron al Che y lo van a mostrar.
Para el 5 de octubre, en la Casa del ALBA Cultural, en La Habana, el mismo sitio desde donde Roberto Chile convocó a los artistas a crear por el Che, verá la luz la exposición.
No tengo palabras para describir mi entusiasmo y el agradecimiento a Chile por darme la posibilidad de dar seguimiento a tan importante suceso.

Aula Magna

Majestuosa vistió el Aula Magna de la Universidad de La Habana, recibió feliz a una hornada de sociólogos, esos que “toman temperatura” a los fenómenos más recurrentes, profundizan en detalles y se valen de estadísticas, tablas, encuestas, investigaciones científicas de la sociedad para ofrecer propuestas adecuadas ante problemas o situaciones específicas o globales.
El Aula Magna lucía radiante, jóvenes serios, emocionados, evocaban momentos especiales compartidos en cinco años que parecieron horas porque volaron…
Allí, con su pelo largo recogido en un bien peinado moño, vestido de gala y con brillo extraño en sus ojos, estaba mi Rey, y me pareció ayer cuando subí junto con él la escalinata en busca de la querida Mercy, para formalizar su matrícula…

Alegría y emoción

Rey y su mamá